viernes, 17 de marzo de 2017

Cuestión de luces, y silencio: Sobre la propuesta de Maciek Jasik

Un estallido, cada vez. Color y luz. Una vocal que se abre en asombro. Y ese momento, es el momento de Maciek Jasik.
En considerable variedad.
Sin marcas oscuras en su sentido ni extensas articulaciones en juego por la ilusión de un tiempo continuo, o al movimiento, como ecos, para insinuaciones leves. Y, sin embargo, sofisticación.
Se trata, desde luego, de efectos, mas – sin engaño.
El término fácil sería magia.


Tienta a dar con una clave...


La propuesta de Maciek, lejos de cerrarse en sí misma, ocultando su sentido, se abre a partir de la apariencia de simple arbitrariedad, de capricho estético, quizá, concentrada sobretodo en los usos de la luz de sus escenas.
Hay un motivo permanente, sí, – una misma condición, un estado, lejos de lo habitual: simples situaciones...


Imágenes como bien logrados puntos de partida. Hacen las veces de proposiciones lógicas o frases, a partir de las cuales disponer el discurso propio a vuelo, más que para lograr una conexión, para desatarse... – Flujo amplio, no obstante, sutilmente dirigido...


Digresiones...
Wislawa Szymborska, en su discurso de recepción del Premio Nobel: La inspiración, cualquier cosa que sea, nace de un perpetuo "no lo sé''.
En otro momento: ... cualquier tipo de saber del que no surgen preguntas muy pronto fenece, pierde la temperatura propicia para la vida. En casos extremos, como es bien conocido en la historia antigua y contemporánea, puede resultar mortalmente amenazador para las sociedades.
Este no lo sé es fértil por la afirmación que implica y a cuyo impulso, además, da rienda suelta  el reconocimiento de una condición que convierte cada paso a partir de dicho instante, en auténtico avance.


Wislawa refiere además a la voluntad, y a la vocación.
Esta voz, el llamado, de hecho, – nos toma...



Términos relacionados: Vaciamiento, desprendimiento, desaprendizaje. 
En la primera línea arriba: estallido, una invasión violenta; color. Con ello, la revelación. Con todo, esta solo es posible a partir de una apropiada disposición.



Clara, la referencia a un estado de la conciencia; de ello el ánimo y la impresión en común.



Vaciamiento – del ego. Cada yo como pregunta...
Desprendimiento – de lo material. Desnudez, más allá de la piel. (Ojo con las miradas...)
Desaprendizaje – como reapertura, de lado aspectos técnicos y/o inclinaciones temáticas que por sí solas, despojadas del cuerpo todo, podrían distraernos precisamente de lo esencial.



(Con el deseo, en vuelta a asombro, nuevamente...)



Lejos de tratar de lo que no está o se ansía, va de lo que sostiene completa cada composición, transversalmente: de un plano a otro, con su origen fuera de la propia imagen; teje una suerte de estructura que conecta al artista con su obra, revela la vocación de este a través del artificio: textura, geometría, balance, una y cien veces más, color, y nos cuestiona respecto de nuestra propia situación
Lugar. Posición...



Nos hallamos ante paisajes, ambientes, o enfrentados a personajes sin nada especialmente sobresaliente, o extraño. El poder, en la visión. Aunque bien puede decirse lo mismo de otros trabajos fotográficos, es pertinente destacar lo particular del encanto de esta obra: la gracia de cada imagen  por una cualidad que emana de su propia concepción: la luz que inunda el cuadro es la sustancia a través de la que se revela el milagro.



Asombro.
Y liberación.
El carácter explosivo al que me referí también en principio, surge más de la energía revelada de cada elemento, por cada cuerpo, que de la dinámica y la cinética...
Transformación del espacio y de la forma, en apelación poderosa, sencilla, contundente a los sentidos. Dispuestos en – el silencio (!).



Intensidad. De la emoción. El modo en que se experimenta el asombro. El tono – alto, que deriva en más y distintas posibilidades...
Éxtasis. Cierta forma de plenitud, acaso...
Psicodelia, un poco, por otro ejemplo... – Los motivos hondos de una parte, y los remotos nada más, de otra, no difieren aquí demasiado y el carácter rompedor, abierto de la entrega, ampara, pese a las claras diferencias, múltiples guiños...
Pero hay – más...
Concentración.
Lejos de perdernos, es en el vacío expectante que surge la invitación – a encontramos
luz que embarga.
Bienvenido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario