domingo, 26 de febrero de 2017

Aprenderes – adonde, la luz: Diálogo con Tomás Prochazka

Alumbrar – conectar. El deseo, la motivación honda, va siempre detrás, no en los símbolos representados, si no a través de ellos, en el juego de conjunto, en el significado compuesto a través también de – el otro. El título de la obra, habría de resumir la virtud de la ventana toda y, acaso, referir íntegra la experiencia de su contemplación.
Ese es el objetivo, digamos...
Cuál es la luz.


Entre trabajos de Tomás Prochazka, la idea: acaso la imagen se labra desde una oscuridad a priori – contenida por el blanco de la superficie preparada; en las formas y volúmenes que escapan a esta suerte de filtro, vivas por el lápiz, el pincel y el marcador, el sentido de las referencias acaso rescatadas y de otro modo, probablemente ininteligibles...

Son visiones, visiones formadas por un lenguaje visual alegórico, con el que puedo traducir mis inquietudes a interacciones entre personajes, fuerzas naturales, o lugares.
También me nutro de observar mucho tanto activa como pasivamente, la naturaleza y la obra de pintores e ilustradores expertos, o simplemente información de todos lados..., del mundo del entretenimiento. Pero no me es natural hacer una con la que yo no simpatice, es decir, una que no sea finalmente un retrato de mis propias luchas.


De manera que cada rostro, lejos de reflejar, más bien refiere (refracta)  a través del gesto (que comunica), más allá del rasgo (por su parte, revelador de una preferencia que matiza en parte la interpretación del mensaje)...



Medios, herramientas, objetos...

No creo que haya que escoger. La imagen tiene cualidades de las dos. Siendo más específico, la parte que es una herramienta es el acto dibujar, y la parte objeto es la propia pieza: dibujo. Aunque la finalidad de la creación de una obra puede ser mixta, a veces tiene una intención, como en el dibujo para estudio o diseño, en la que el dibujo no es el producto, sino la idea o lo aprendido haciéndolo. En otros casos extremos, si la obra es creada para ser meramente decorativa, no pasa mucho de ser solo un objeto más, como un florero.


Pretensiones más allá del oficio...
El grado de  fidelidad a una suerte de motivación primordial: entre la reproducción del mensaje, haciendo las veces de médium, que tienta las fuerzas que más tarde habrán de poseerle, y la transformación a través de la comprensión y el accidentado procesamiento de los impulsos "originales", digamos, en las capas más racionales de uno mismo,  el propio ego, con un grado de intervención consciente más elevado...

Me parece interesante la palabra médium, como si la obra fuese evocada por un genio externo, y uno fuera meramente el fabricante. Muchas veces se siente así, pero estoy convencido de que todo lo que sale al final sobre el lienzo, es siempre algo que primero tuvo que entrar por algún otro sentido o es herencia a la mente del que lo hace.


Decíamos hace rato, inquietudes; también interacciones  relaciones entre los propios personajes.
Hay en tus trabajos un reconocible tratamiento del tiempo... Leve discurrir, más que suspensión plena: la pose apenas y se sostiene: revela un titubeo, de modo que el cuadro dice más o menos lo que una captura de cámara sobre el desliz del o de la modelo (verdadero objetivo del encuentro: – la propia fuga). Esto de una parte. En el caso de las otras escenas, el tiempo resbala a través del trazo, – ojo – alumbrando una ilusión de continuidad... Acción. Un desarrollo.

Pienso que las obras que hago tienen un mensaje y una forma narrativa que podría ser criticada constructivamente, más por lingüistas, críticos de cine o críticos literarios que por los de artes plásticas. La técnica realista que uso, por supuesto, se sujeta a criterios de esta escuela, según qué tan convincente o atractiva es la imagen, pero el tema es otro asunto; lo elijo libre de influencias o consideraciones de opinión crítica.


No me gusta la palabra discurso para mi arte, es muy... "presidencial". Lo que hago son más bien susurros de mensajes, que entran por los ojos... y pasan por el corazón antes de llegar al cerebro.



A través, en buena parte, de la técnica, para ir más allá del oficio...
Conmoción. Provocación. Cuestionamiento. – Determinan el rol de uno mismo respecto de los demás, conforme la inversión de tiempo y esfuerzo, la concentración requerida (por quién, por qué, de dónde).
La vocación, la entrega, determinan la anulación de un ego (proyección), pero también, y simultáneamente, la constitución de uno mismo ante, por y en – el otro.
Decir de arte es decir, ante todo, de comunicación.
Luego tenemos, también, la atribución de un carácter...

Vocación, persona, personae, carácter. Lazos muy intensos entre estos cuatro términos...
El personaje y la persona (autor) son muy afines. Cada parte del personaje nace de aspectos que se encuentran ya en la mente del autor; por esta relación de dependencia no puede haber un personaje que el autor no entienda bien. Se trata más bien de una relación de comprensión absoluta, imposible en la vida real.
Otra relación interesante es la de la vocación y el carácter de la persona. Hay trabajos que encajan con un tipo de personalidad. La diligencia y soledad de un pintor realista o ilustrador es muy considerable; toda su inversión de tiempo... Se requieren rutinas consistentes, horas de concentración y enfoque para poder desarrollar las habilidades necesarias a este trabajo, así que por principio le viene mejor a una persona a la que atrae más la maestría que la vida social, por ejemplo.


En tu caso...

Mi esperanza suele ser que alguien extraiga algo de mi obra que le ayude. Es la única manera de viajar al pasado y estrecharte una mano a ti mismo.


Hay, desde luego, otras conexiones evidentes: ventanas comunes, referencias. De otras artes...

Un poco de cine, de videoclips, de libros, de animación, de escultura, de arquitectura...
Suelo trabajar con música y prestar atención a las letras. A veces, una parte con la que me identifico, un verso, y la melodía, se suman y pueden formar el humor que fertiliza la visión de una pintura futura.

Sería posible trazar como nuevo el rastro en sentido contrario, partiendo de tus trabajos. Deshacer el camino: devolver al instante inicial cada una de las canciones y reconocer sus títulos; como obvia, la selección completa... Lo mismo con las secuencias de imágenes inspiradoras. Ayudaría quizá una clave: Tentar entonces una única palabra que otorgase sentido pleno a la conexión en uno y otro sentido...

“Épico”, “quiero ser un creador omnipotente”...



Qué viene...

Quiero adquirir nuevas habilidades para poder también representar lo imaginario. Como excusa para practicar estoy creando una historia en un mundo alternativo, que pueda ilustrar y enriquecer a lo largo de mi aprendizaje.


Ojo a ello. Y seguir...


No hay comentarios:

Publicar un comentario