lunes, 18 de abril de 2016

Sinuosidades, de paso: Diálogo con Romi Muse

Hay términos problemáticos...: Lo bello (?!).
Propuesta – relación
                             Arte  Cuestionamiento – Profundidad; de ahí – revelación,
y solo entonces belleza horror vértigo estupor.
De otro lado – lo natural. ¡Tremenda pretensión! Y, sin embargo, sí que queda claro, esto último siempre – dinámico.
La parálisis – artificio; y aún así, como arte, pretende volver – al movimiento  provocar.



Verte Romi...; atreverse con sencillez, por propia invitación  tu propia voz, a decir sentirte.
Eso es imposible para una simple modelo. Por otro lado, ¿cabe imaginar siquiera  una modelo sencilla? ¡Si la gracia radica en revelar una complejidad, a veces terrible, y cómo!
Hay términos, Romi Muse...

A mí me cuesta mucho trabajo considerarme modelo; es una palabra que me resulta un poco incómoda, ya que se la suele relacionar nada más con las pasarelas..., al ámbito Fashion. Y lo que yo hago es muy diferente. Uso el Arte como forma de expresarme a mí misma, a mí misma como mujer, en la creación de imágenes a partir de mi propio cuerpo.


Y tú – tu cuerpo, protagoniza(n) – son  la propuesta...  ofrenda...

No trato de vender nada. El espectador no tiene por qué esperar que le ofrezca... una prenda, una marca; trato de capturarlo, a él, un instante, a través quizá de lo emocional.

Hay más...

Está la belleza generada entre el propio cuerpo desnudo... y una montaña, por ejemplo...



Ahí, lo natural...
– Desnudez esencia, pienso en voz alta;
– lo que haces...

Preferiría llamarlo como buena parte de la gente del medio, Nude Art, Fotografía artística de desnudos...

Y, sin embargo, la propuesta, esa ofrenda personal, sí – tú misma – cuerpo, para tentar las múltiples lecturas, – signo..., y como tal, interpretación – más universal...
Producto de colaboración: delante y tras la cámara...

El rol que asumo depende generalmente de la persona con que trabajo. Ahora que llevo ya buen tiempo haciendo esto, recibo propuestas de fotógrafos, quienes tienen ya una idea bastante clara de lo que hallarán en mí, cómo me muevo, qué sé expresar... En ocasiones me plantean algo y llegamos a acuerdo, pero en otros casos soy yo misma quien hace su propuesta...; me gusta mucho hacerlo. En realidad nunca me quedo callada; y me muevo, me muevo; me encanta moverme; generalmente mi trabajo empieza con el movimiento: me desplazo y así voy generando figuras, situaciones, me voy expresando y los sentimientos que afloran van dando forma a la propuesta...


En otros casos, el planteamiento del fotógrafo es muy específico. En estos casos, veo qué espacio hay para las sugerencias, hago lo mío siguiendo la pauta dada, pero siempre, siempre de manera creativa, lo más posible.

– Entregada, vuelvo a pensar en voz alta (mientras escucho su voz, ese acento – cadencia desde la que resulta fácil completar la secuencia faltante: diálogo, sin palabras, también..., el juego entre indicación, invitación, y su movimiento Armonía).
Cada quien, suma – desde su visión – a
un aparente vacío: ¿Crear? Hay que ver las fuentes...

Mis influencias son muchísimas. Tienen que ver con mi propia persona, con cómo entiendo el arte. Soy actriz, digamos, de profesión. Claro, me hubiera gustado desarrollar más trabajos como actriz, propiamente, pero... la actuación es algo que de todos modos me ha perseguido... toda la vida.



Ver... Tantos referentes – y medios (!)...

El cine... Representa para mí no solo una plataforma; genera de mi parte, búsqueda, inspiración. Está, de otro lado, la pintura, sobre todo, los cuadros más bien clásicos... con mujeres... "normales", de todos los pesos y con diversas características, bellas o no.

(... Es que – hay términos...)

Y la danza, que es una gran fuente de inspiración para mí. No soy bailarina profesional, pero a través de mi carrera como actriz, esa pasión, ha estado, siempre ahí. He alimentado, no obstante, esa experiencia.



Formación.
Evolución. Con una materia que parece rebelde a la posibilidad, tan siquiera, de un concepto fijo.
Las visiones juntas – a una misma forma, cediendo, siempre (!), a los efectos del propio tiempo en nuestra noción de nosotros mismos.
– Lo único permanente, entonces – el movimiento;
– El mérito, una vez más, en la armonía. Felizmente – diversidad de formas para la composición.



Me figuro la pregunta para mí misma: ¿cuánto tiempo más seguirás haciendo esto?
No tengo idea, siempre pienso que esto va a acabar en cualquier momento. Siempre pienso que tiene que ver con la edad, pero no porque el cuerpo se vaya poniendo viejo, pues pienso que hay una belleza en ello también; si no por que uno mismo también va cambiando de intereses y porque, esto, la labor, si bien se ve maravillosa a través de las fotos y ojo que lo es , resulta, asimismo, agotador.



Es muy trabajoso. En mi caso, explorando todo el tiempo con el cuerpo. Y de otra parte está, precisamente, coordinar con uno y otro fotógrafo, seguir trabajando, lo que es claro que no ocurre con otros empleos. La inestabilidad agota.

Hacer camino nada más con el rumbo – La entrega con tintes, en ocasiones, de sacrificio...
Franqueza: Recordar se hace necesario  Voluntad. Y evaluar, también...
Encontrarse.

Cuando veo mi propio trabajo, claro, reconozco esas imágenes, digamos, estáticas, pero reconozco también el movimiento, las emociones.


En última instancia, a través de ese... cuadro congelado, algo que a uno mismo lo mueve.
No sé...; en una sola frase... Me viene a la mente Isadora Duncan, que me ha marcado a lo largo de tantas etapas de mi propia vida; unas palabras suyas que me gustan mucho, muy conocidas, y que, bueno, ahora se me ocurre citar: Danzar es sentir, sentir es sufrir, sufrir es amar; usted ama, sufre, siente, ¡usted danza!

Y se sufre andando en pos...
Deseo
– reacción gozosa al dolor de cierta necesidad – en buena medida dirigida (!). Antes, también, provocada.
Revela la talla de tanto, según compromete la propia inteligencia en el juego. La seducción sí, pues cuestiona, es un espectáculo artístico...

El erotismo envuelve tanto..., y para cada persona puede ser diferente... Cada uno da lecturas diferentes a lo que mira, observa; supongo que radica en ello el desafío de universalidad; y también en la variedad de interpretaciones, generando más contenido, y más interrogantes.


Para mí el erotismo implica lo secreto, e imaginación. Insinuación... Es lo que yo misma trato de transmitir.
En tal sentido, la fotografía explícita no me interesa. Me parece más interesante la insinuación; lo explícito es más bien aburrido: como leer un libro sin nada de veras que ofrecer...

Pretendidas respuestas. Que, al cabo, nada más complacen. Superficialidad. Mecánica.
– Ojo – en ambos extremos: para, supuestamente, revelar, como para vetar...
Simplón lo uno; estúpido, lo otro.

Simplemente porque a alguien le ha parecido obscena una imagen quizá preciosa. Eso da para decir tanto...



Quizá mejor...

Baile...


(Por las fotografías: Danny Gilbert (1); Nick Brooke (2); Mark Rhodes (3); Gavin Poh (4); Il Nudo (5); Oliver Berlin (6); Cam Attree (7); Philippe Deustch (8); Luke Sundholm (9); George Ganio (10); Danny Gibert (11).)

No hay comentarios:

Publicar un comentario