domingo, 15 de noviembre de 2015

Porque hay sueños, y sueños: Sobre la propuesta de Vova Kupyansky

Contraste:
De una parte: Entre vuelos mundanos, eso que diferenciamos (aunque sea tan discutible el término) como Lo elevado: De auténticas y fértiles búsquedas trascendentes a estudios sofisticados y contemplaciones debidamente "encaminadas" por el guía-instructor de afanes orientalistas contratado para la ocasión (!), pasando por aficiones de lo más especializadas, sin mucho que destacar, aparte la pose, cuando risible.
                                                                                                   VS.
                                                                                           Problemas de una condición de citadinos – que compromete esencias, de veras, nada más cuando falla su propio sistema, y cierta necesidad básica torna el sueño del pleno confort en pesadilla (esto sale en las noticias, tremendo – un corte de luz, algo por el estilo)..., que si no  apenas al opinar sobre bombardeos, atentados y hambrunas – gracias a Internet (lo bárbaro y... desgarrador).
(¡Se conduelen tantos!)

Desde luego  una generalización. Pero, por útil, al caso – buena para partir...
Vova Kupyansky  ilustra un espíritu: ese que intuye (pues pretende a menudo abstraerse, cuando bien sabe) que no está satisfecho,
y flota – perderse.




Garantizada la subsistencia, acomodada la vida práctica  qué rol tremendo que juegan (entonces, nuestro entonces [!]) – el amor, la pasión, la búsqueda del yo "espiritual"..., la lucha (de imagen, ojo) por vestirse a uno mismo o pintar su muro con los colores de causa de ocasión (!)...
Todos, de pronto, oh  Emma Bovary (!)...



Resulta curioso: cuando uno se da, no apresurada, inconscientemente, sino a plenitud: en juego intuición – intelecto – conocimiento-método-técnica...  virtud,
entonces (y en esto coinciden tantas voces, digamos, autorizadas: mentes preclaras cuyos nombres son casi marcas registradas en ámbitos académicos y otros de influencia más o menos seria):
ese uno mismo:
a) no repara en su propio rol, en el modo en que manifiesta su intención – existir;
b) tampoco va evaluando los modos que usa en paralelo a su ejecución, objetivamente, digamos – mero hacer;
no, no...
– Cuando ese dar  uno encarna su rol y su propio acto...
(Hasta la memoria se altera.)

Mientras tanto, tantos a por – la iluminación.



Cubiertas las necesidades básicas, lógicamente  ¡oh, el vicio!

En los evidentes contrastes  a través de los símbolos  Vova propone al respecto, una serie de ventanas de particular atractivo.
Sus composiciones  especialmente, por manejo de las proporciones, uso del color, y la creación de texturas (que aquí no quedan como elemento de una sosa lista de aspectos técnicos) – revelan algo que a primera vista, fuera de los lienzos, pues, sencillamente – preferimos ignorar.




– Evitar – lo bonito (¡qué alivio!).
                                                             – Proponer  provocar,
                                                             con engañoso encanto (por armonía) – preguntas.
Suele llamársele a esto, también, Arte



Entre los cuatro lados, permanentemente, una actitud delatora  en juego de espejo:
¡Oh, lo elevado!, nuevamente, mas  convertido en entretenimiento:
– La ficción como refugio (?).
                                                     Para tratar la realidad, acaso... ¿más agudamente?
                                           (Semejante declaración es un fácil recurso... No dista mucho del cinismo, el de los estetas... [!])



Hoy parece un requisito de status evidenciar cuánta imaginación.
Reza el eslogan: ¡Soñemos, soñemos! y – todos somos únicos y especiales, y el mal, no, no existe,
nada más no te quedes quieto tanto tiempo, que
te coge – el tedio (!).

Soñar es lo que es; cumple una función – vital.
Pero, cuidado  conviene advertir: el eslogan es eso y no sabio consejo, precisamente porque, habida cuenta la estridente realidad, rebosante de entusiasmo por una individualidad de puro signo (imposible),
refiere a la esperanza, no a la fe  que (ejemplo diferenciador) se fortalece ante y por el problema.


De modo que podemos volver a las lecciones con el maestro Gustave, que dejó dicho también eso de que para que algo se torne en interesante, basta prestarle atención por el tiempo debido .
Y aprendemos.
Se configuran etapas:
                                      de lo pintoresco
                                                                  – sorprendente
                                                                                              – cuestionador
                                                                                                                         – ... profundo.


En el caso de los trabajos de Vova:
                                                        De la melancolía en las miradas  soledad;
la agudeza de las formas superiores (si bien con cabezas ladeadas):
afán de  torres que pretenden (!) aires más frescos, seguramente,
y más fríos, también, quizá (mal entendida, la paz como Fin);
                                                                                                    – a los vientres  inevitablemente dispuestos a lo terreno (lo más real); y
                                                                      los muslos  ricos de carnes que, no obstante – ¡Ay! – distan tanto del ideal...:

Una tragedia...
                          O – un drama
                           – que, pues, está más próximo a la comedia.




En todo caso, solos, sin darnos – no nos es posible encontrar a ese uno mismo.

Soñar que a uno, el mundo le debe las respuestas – que, pues, se obtienen a través de procesos que inevitablemente transcurren por la necesidad y el dolor, tal engaño – es otro asunto
que bien aborda el Sr. Kupyansky.
Corresponde agradecerle.



No hay comentarios:

Publicar un comentario