domingo, 11 de octubre de 2015

Revoluciones: Sobre el videoclip de The Yabba, de Battles

Tiempo e imagen. Movimiento – danza. Pero aquí tenemos  una coreografía sobre el tiempo y – la intención (!).
Son pocos los ejemplos de videoclips para temas de rock instrumental que logran que resulte difícil imaginar siquiera un juego distinto de imágenes,
que nos dejan nada más  repasando lo visto,
o que – ! – nos orienten de modo tal que creemos reconocer, apenas tras la última escena, que la composición de sonido: ha desarrollado  y evidenciado – la no-necesidad de letras – e historia (!) para el diálogo,
que concentren la atención en
ese espacio entre banda y – concepto.




Estamos en el campo de juego – para un espectáculo.
Alusión, nada más, al deporte  – control, fuerza, coordinación, resistencia... Etcétera...
Bienvenidos...
Hay algo sospechoso, sin embargo: Ilusión – de control
– Apariencia...  – El verdadero, en realidad – nos envuelve.

Se trata de concentración – por tanto: vista al medio.
                                                                                               Y giramos.



(Ojo  la expresión confiada de quien dispone la apertura, nos revela la naturaleza propia de espectáculo  Función para nosotros,
mientras – ellos: Dave Konopka, John Stanier e Ian Williams,
atacan – ejecutan – a ceño fruncido.)

(Etiquetas a la mano: Rock Progresivo y otras tantas..., que si Experimental o Post... y... – Math Rock [!].)
Curioso, una vez más: Qué complicado dar forma – vía sinestesia – a un concepto que, al caso, hace brillar la etiqueta como insignia – y – ojo (!)  la enriquece con los matices más allá de las formas (lados, ángulos, volúmenes...
– Tenemos el color.)




Matemáticas – orden – rigor – y, de vuelta: concentración.
También, directamente relacionada la  Arquitectura.
(De este modo, ingresamos, por decirlo de algún modo – a la segunda sección de la primera parte de la función.)
La casa.




Aquí, los músicos desarrollan "lo alterno" (el espectáculo eleva la apuesta tentando un efectismo – al  cabo, debidamente calibrado) – en el edificio: sobre cotidianidad, o casi.
Y, al respecto, otro punto: El edificio, esta obra de cálculo y gracia, es – una estación – en medio de lo silvestre que – aprovecha...:
– Hay un espíritu.

Primero – a lo individual: Cada uno se abstrae – y, no obstante, se compenetra con lo natural.
Armonía – congruencia.



La contemplación de dicha situación o, más bien, la aplicación – ¡vida! – de la propuesta de fondo – que se desarrolla en notas  asciende (diez, cien veces – o quizá en número impar: producto de fórmula logarítmica) a través de la concentración, alude, también – al rigor.


Así, desde este último punto señalado, luego de apreciada la banda, digamos – uno a uno, individuos – y elementos de ataque a los instrumentos – asistimos a la segunda parte: Orquestal – en la imagen. Más potente, desde luego  en lo acústico.

Se trata de una invocación  por el mismo espíritu antes referido: lo fuerte es preponderantemente – colectivo. Masa.
Y, bueno, tratamos de Rock...




... and Roll...:
Giramos, nuevamente.
Con mayor intensidad.

(A estas alturas, decir de métrica, pues  no. Los compases se marcan
a la marcha de todos en torno. Provoca, aquí, decir que por – revoluciones [!].)

Se advierte, como desde un principio – fórmula de veras eficaz – que – no hay rigidez, ni en el bailarín solitario (faz y mirada puntual, cada vez: labor que le abstrae);
pese a que vemos como transpiran los músicos – que no hay desmayo...
Por lo que dichas señales – son acentos en el rumbo.
El sentido, sencillo, la voluntad – corresponden a la intención.
Se entregan.




Conviene, acaso, hablar por fin de seriedad, poder
– mientras se suman los sonidos
y
Crescendo...
                          Hasta que...




                                                 Hasta que
                                                                    Hasta que
                                                                                      Hasta que...

(Gran trabajo de Roger Guardia.)


No hay comentarios:

Publicar un comentario