jueves, 1 de octubre de 2015

Geometría de – sueños, y quizá – una sola Historia: Diálogo con Beatriz Oggero

Luminosa, me digo – pues ella de ojos bien abiertos – Beatriz, Beatriz Oggero, me dice:

Sobre algunas de esas cuestiones que me planteas…
Pues, me formé en Historia...

Formarte, me digo, como eco, y además, se me sale, hacia adentro también, del discurso: – geometría...

…Fui desarrollando nuevas inquietudes, un fuerte interés por el textil: su oficio, su historia, y su presencia real, más real a menudo que otras artes, en la vida de los pueblos…, su cultura.






Interpretar, nosotros mismos, tales discursos. Abstracción...
Al caso, en tus estudios, tus propias muestras – una tendencia…


En general, cada vez más lo abstracto, lo indefinido, y quizá, más bien, geométrico. Pero que tenga su propia irregularidad. Una fuerte estructura.

No soporto la solemnidad, y busco la libertad. Pero creo que para que una obra tenga presencia, se impone la síntesis.



Más que parámetros, digamos, quizá, una especie de alma que – sostenga y, sin embargo, encarne a la vez, el propio desplazamiento – más allá del tiempo.

– A lo mejor, en la fibra, recoge – alza cierta – elementalidad…
Evaluamos, criticamos – entonces, preferimos. Escogemos.


¿Crítica? Creo que todos…, en la medida en que elegimos.






(Al silencio
– Ver, con detenimiento, Beatriz: El mate de buena parte de los tejidos emana – otra cosa.)

Escribo, pero no me considero Crítica de Arte ni literaria. Opté por hacerlo después de muchos años de docencia, y como una manera de… continuar ejerciéndola. A estas alturas, busco aquello que me motive, que me sorprenda (así pasó con Tana Rivero, por dar un ejemplo…).


Tana, Tati… Y esas telas suyas, y – las capas, velos entre uno mismo
y – los cuerpos (!)*


De otro lado, El Anatsui me deslumbró, su concepción es genial, pero lamentablemente hoy termina aburriéndome un poco. Hay oficio, hay espectacularidad, pero al final termina… como parte del mercado..., algo casi industrial … hacer arte con lo descartable, formar obreros para elaborar las telas, y ser requerido en todos los museos, por la aceptación del público… ¡Oh, en cambio, los Ntschak Kuba mantienen siempre el misterio!






Lo que niega en cierta medida la elementalidad – ya hacia adentro – Complejidad de sueños que encadenan generaciones (de ahí el misterio), como carga misma del ADN.

Me gusta ahondar en el arte africano. Es tan universal… Estoy convencida de que la geometría surge del textil. Antes de los discursos de los griegos. La ortogonalidad del tejido condiciona, en las realizaciones de los africanos y de los americanos, la abstracción originada en la práctica del tejido y su simbología.





– Algunos de esos sueños constituyen hitos en un recorrido, también, de ciclos personales… No son coincidencias. Surge – el signo.
Y está la intuición.



Me siento muy cerca de algunas mujeres que fueron pioneras en el Arte Moderno, y que tuvieron en común la abstracción y lo geométrico… Sonia Delaunay, Guntha Stölzl, Sophie Tauber Arp, Anni Albers, Maria Elena Vieira da Silva, Eva Hesse, Maria Lai, para mencionar algunas de las que más me han interesado. Creo que compartimos la vecindad con la tela, el hilo, la ortogonalidad, (y aquí puedo mencionar también a Paul Klee y Sean Scully). Elementos que se hunden en el tiempo, y que afloran hoy en el arte textil contemporáneo, que no por accidente, cultivan muchos alrededor del mundo, y de los cuales un noventa por ciento son mujeres. Hay para ello explicaciones antropológicas, históricas, psicológicas, y de carácter económico para vincular los textiles con la mujer. Y las exposiciones internacionales ven una abrumadora presencia femenina.






Lilith iba desnuda…

Llama la atención la intención de devolver a las superficies que van más allá, que conforman su propia expresión, no completan lo femenino, cierta abstracción por medio del signo sin voz y un orden… Quizá, algo anterior al rol – cualquier rol…

Se vale de – tantas formas…



El arte de hoy admite la fusión de los materiales y las técnicas. Japón, por ejemplo, demuestra que no para todos existieron las Artes Mayores, derivadas en Occidente de las artes mecánicas, y que este título fue un invento del Renacimiento, pero que no tiene por qué regir en todo el planeta.






Es cuestión de discurso…

Hoy se habla mucho de arte conceptual, pero hay que reconocer que el verdadero Arte siempre lo fue, conceptual y abstracto, pero con una gran experiencia de oficio, emoción y dedicación… La economía de las formas, los conceptos de armonía y de belleza existen. Eso es fundamental… derivan en la eficacia de la obra.

La eficacia se deriva del objetivo…, se mide según las metas… Es esta nada más una forma de enunciarlo, simple. La pretensión, eso  Algo qué decir: ArteComunicación.

El verdadero Arte es siempre identificable y permanece vinculado más bien a la idea de una producción cultural compleja.





Un lenguaje… (?)
Más universal – tiento: en la Música..., Geometría... Y hay símbolos más universales que las vocales y consonantes, por pecar con un ejemplo – no inocente...
Mas, el reto: somos Lenguaje, también Articulación. Y... Arte.


En las postrimerías del Siglo XIX, gracias a la Revolución Industrial y al invento de la fotografía, surgieron los movimientos que dieron nacimiento al diseño, y a las vanguardias. El nuevo siglo vería el advenimiento de la Antropología, la Sociología, y la Arqueología, cuyos descubrimientos cambiaron la óptica de los artistas y sus búsquedas. A través de todo el Siglo se desarrolla un nuevo arte; dentro de él, el Arte textil, que a partir de 1960 tendrá una fuerte presencia a través de las Exposiciones Internacionales, de las cuales las más importantes serán durante 30 años, las Bienales de Lausana.

Diálogo...
La apertura, en cuanto a la comunicación, no compromete aquellos principios – básicos a que te referías; sin embargo, para un desarrollo, digamos, alturado, hay quienes consideran necesario establecer – categorías…, jerarquías, inclusive; cuando, más bien, podríamos afirmar que es cada discurso el que encuentra – 
y teje afinidades con otros por sus comunes objetivos, pero también – en tanto/cuanto a las – consecuencias de su difusión.






La vieja distinción entre Arte, Diseño y Artesanía va quedando cada vez más obsoleta. Y se apela a la investigación, a la emoción y a la propia obsesión por el material, la sustancia, la densidad, y las cualidades táctiles de las superficies.

La vieja Lilith – suspiro – ...; perdona la insistencia (como si este espacio entero [!] – no bastara)...

En mi caso, la necesidad fundamental es la de modificar el material y darle forma intuitivamente, sin idea preconcebida…, solo un esbozo y dejar que el proceso decida, o sea, que se produzca un diálogo que me obligue a una búsqueda permanente del color, la forma, y el resultado final.





No hay, aquí, meras coincidencias, amiga mía...




* Alusión a la entrada Viento – danza: Diálogo con Tatiana Rivero Sanz.

6 comentarios:

  1. Muy hermosa nota, querido Juan Pablo. Muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida, Beatriz; un privilegio para mí, ya te dije... – gracias (!)

      Eliminar
  2. que lujo... Beatriz y Juan Pablo dialogando, que maravilla.... perfecto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tati – Y lujo, también, tu mención, eh...

      Eliminar