domingo, 1 de noviembre de 2015

Cantidades – cualidades: Sobre la propuesta de Alesia Gudkova

Soledades, tiempo que se va.
El foco (digo, con la cámara), al caso – ayuda. Lo mismo que ciertos modelos de máquinas y dispositivos.
De un tiempo a esta parte, al parecer – abundan inspirados..., tantos al aparato (!). Tanta(s) melancolía(s).
No tiene nada de malo. ¿Cabe acaso pretender ser todos y cada uno –  completamente únicos¿Las grandes preguntas no son, acaso, las mismas para el común?
Al respecto, mejor abordar nuevamente el enfoque, pero no solamente el de la cámara, esta vez. Y ver cómo es que Alesia Dudkova se distingue.




– Estamos solos – No estamos solos.
Asunto de perspectiva, y la cultura importa – no poco.
La teoría nos eleva... o hace creer que levitamos montados sobre una buena generalización respecto de la percepción
 para emprender vuelo de veras (!) – o esfumarnos
                                                                                               del / al
                                                                                                            horizonte: y, ¡oh! – meditamos.
Nos apartamos. Queremos trascender. Y perdernos, también.



Y
El estilo es el modo personalísimo, que no en tanto a resultados, de modo exclusivo,
también en cuanto a intensiones, a pretensiones
 Conlleva la marca de lo inevitable  por y para – uno mismo.



Vamos más directamente a las imágenes:
En relación con Arquitectura, por ejemplo  evidencia contundente:
Más personas que las que componen una pequeña familia son estadística – cifra – objeto de cálculo – sujeto (único [?], fragmentable [!]) para los planos.
El confort corresponde a ciertas conclusiones: necesidades básicas  niveles  tasas. Y un margen (también medido) para cierta supuesta libertad.



Uno mismo solo en dicho ámbito – otro asunto.
El conteo resulta irrelevante.
Y en esta unicidad/soledad se busca, y es posible ir a por esa otra vastedad, profunda – Expansiva en un sentido que escapa fácilmente a toda medida o, más bien, a la que no calza ninguna de estas.
Apenas queda como afán, algo pedante  lo pedagógico (!).




Si volvemos a la pluralidad en que no se pierde, digamos, lo personal  las familias (cualesquiera sea su composición o clasificación – según los más variados prejuicios, siempre mucho más que ámbitos, y ni hablar de unidades) generan permanentemente – momentos en que hasta para la propia descripción de cuanto ocurre, la cuantificación resulta irrelevante.
En tales casos, de hecho, la pluralidad es de por sí condición de la situación: la llave para las preguntas que ha de desencadenar – el discurso.




Aquí, más preguntas: más humano  cuanto más íntimo el retrato.




De manos de Alesia – verificamos que los objetos, la misma arquitectura, resultan, también, componentes del cuadro – no estadístico.




La melancolía – el dolor y – la idealización – se leen, entonces, también, de otra forma con respecto a la sentencia conque empieza Ana Karénina (... parafraseo: Todas las familias felices se parecen unas a otras; las familias desdichadas lo son cada cual a su manera.)



Volviendo propiamente a la fotografía:
En los tonos – eso añejo que manejan tantos, que tanto gusta, hoy (!) 
en la palidez y los brillos,
en la difuminación, entre muchos otros aspectos
 se evidencian abundantes coincidencias.
Pero estas van del modo conscientemente elegido, menos que de lo que implica un auténtico estilo: No incluye – lo inevitable: carga de ser (tara, potencial virtud  y esta última finalmente alcanzada).



Hay quienes, entonces, hablan – aún dejando de lado cualquier religión – de Espíritu.
De modo que – teorías (¿¡pero acaso cabe semejante término científico!?)
en que se sostiene o se rebate respecto de el geniola inspiración, La Poesía..., etcétera.




En todo caso, podría decirse que tal interpretación (que refiere, eso sí a religiosidad, aún si no contempla por sí misma ninguna categoría)
– nos eleva a contemplar cierta colectividad..., puesto
– que todos – carne,
                                    necesidades,
                                                          y deseos,
y saciedades, y tedio,
– si nada más apenas existir,
                                                       o si más bien hacer,
                                                                                           y/o
                                                                                           hasta  ser...




Así, encontramos el espíritu – en la evocación de las preguntas fundamentales...:
Evocación común.




En el trabajo de Alesia,
todo eso para – lo cotidiano, y/o – el ritual
                                                                              (posible,
                                                                                              efectivamente celebrado,
                                                                                                                                            añorado... o,
o
– más saudade...



En una época en que se pregona ya sin vergüenza alguna:  todos somos tan únicos y especiales, y todos tenemos sueños
(y podemos ser tan asertivos),
todos caemos y cometemos errores...,
y el mal, bien  no hay (!)
                                               – Conviene recordar las relaciones:
                                               masa – poder;
                                               ingenio – manipulación;
                                               sueño  distorsión;
                                               tradición – traición...
                                               principios – calidad.
                                               


Y que, aunque estén muy a la mano – y cada vez más – recursos, herramientas de lo más sofisticadas, así como ocasiones de reutilizar viejas tecnologías (o imitar los resultados de su uso),
es decir tener,
y conocimientos para hacer (Técnica)
– bien, ¿cuántos hacedores de fotos "de tal tipo" dejan a las claras, por estas, que realmente  son?

Un par de relaciones más:
                                               humanidad – diálogo.
                                               obra – ser.

(Nada más – sugiero...)


2 comentarios:

  1. Muy sensible la nota de Juan Pablo Torres Muñiz, y las fotografías de Alesia Gudkova.
    Da para volver ...

    ResponderEliminar